El Sueño de Pablo

miniplanetcolors4

En Mi Planeta en Acuarelas, había una vez un niño que soñaba con ser mayor, soñaba con  jugar, pintar y conocer todos esos lugares que sus preciosos ojitos veían en los libros, en la televisión, en el cine, todo lo que su privilegiada cabecita imaginaba. Soñaba con viajar, su corazoncito llegó a este mundo para latir y sentir sin límites, para tener todo aquello que ansiaba, que por su corta edad, con la seguridad que su familia le daba, poco más necesitaba.

Su sueño era ser un gran Artista, dibujar y colorear todo lo que a su alrededor estaba, era para él lo más. Cualquier movimiento, era motivo de inspiración, siempre le faltaba tiempo para lo que más le satisfacía: pintar.

Él sabía que, por lo que su madre le contaba, tendría que estudiar, ¡y mucho! para viviry algún día tener una familia, que era lo que él creía que había que hacer…dejémoslo ahí, casi nunca la vida es como uno piensa que va a ser.

Su afición por el dibujo y en especial por colorear con sus divertidas y queridas acuarelas  hacía que sus manitas y sus ojitos estuvieran en movimiento mucho más de lo habitual. Cada tarde además de las tareas del “cole”, que por cierto, mucho no le gustaban, hacía lo imposible por sacar sus pastillas de color y su cuenquito de porcelana blanco, cuando su pincel tocaba el agua y lo extendía sobre el papel,  sentía como le invadían muchas y distintas sensaciones,  a veces de extrema alegría y entonces los colores formaban escenas divertidas, que era casi siempre. Otras veces sentía que no podía parar…soltaba el pincel una y otra vez, y una y otra vez volvía a sus manos y seguía pintando, creando, dibujando, coloreando. Solo si alguno de sus hermanos le reclamaba, para participar en alguno de sus juegos, o mamá con la llamadita de atención, de -“¿has hecho los deberes?”- eran capaces de sacarle de su ensimismamiento, de su poderosa “maquinaria para imaginar” que le llevaba a mundos lejanos, a otros continentes en muy pocos minutos. Podía estar en África entre leones o en París de paseo por sus calles y su río Sena, o en China, donde no sabía por qué, pero últimamente pensaba que podría llegar a estudiar algún día. Le habían contado, que algunas ciudades del país, eran lugar de residencia de muchos estudiantes y el ambiente era más que jovial y divertido, además del buen tiempo que tenían casi durante todo el año. A Pablo no le gustaba mucho el frío, siempre era mejor para él estar en manga corta y jugar al aire libre, los colores del invierno eran aburridos y monótonos para él.

Xiamén,  era una de esas ciudades sobre las que le habían hablado y de la que después había buscado información y había leído. Su afición por la lectura no era menos que por la pintura. La lectura, le transportaba a otros mundos, a otras vidas. Le hacía vivir las historias de los personajes y a veces las de los protagonistas de las novelas y cuentos que por sus manos y sus ojos y pasaban. Le gustaba leer párrafos en voz alta, como si de un presentador o un actor se tratara. Le gustaba tanto el cine, que se veía doblando las voces de actores protagonistas de sus películas favoritas.  Ya os conté que su voz era melodiosa, de familia le venía el buen canto, el buen tono.

Así que aquel día, cuando Isabel, su madre, entró en su cuarto y se sentó a su ladito para besarle y ver en que andaba, Pablo tuvo de volver de Xiamen, de China, del exótico mar, y las risas,y la conversación de los chicos que dibujaba, volver de la brillante luz que invadía la escena, volver a su habitación, porque no estaba allí, estaba en el otro lado del mundo.

Mamá le pidió que siguiera y él le pidió que cantara. La voz de mamá tarareando cualquier melodía, le acompañaba desde que nació, le gustaba oírla, le daba seguridad y muchas veces le inspiraba.

-“Mamá algún día te llevaré a China”- le dijo Pablo a Isabel, a lo que ella contestó: -“estoy segura de que lo harás, ahora a estudiar”- ella sabía que su hijo era especial, sensible, artista, un genio.

Hay más genios de los pensamos, pero no les dejamos pensar.

Por Pilar F. de la Rosa

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido