La CULTURA de escribir

culx

Cuando me enviaron estas letras , se me vino a la cabeza aquello de »
La CULTURA de escribir…esa que que puede o no tener destino o destinatario… Pero que siempre a algún puerto arriba o alguien le llega…
Y además cuando sus visiones FOTOGRÁFICAS hacen que se complementen sus trabajos… Es muy meritorio ponerles en conocimiento de su nombre y apellido …

SOL VALLEJO OYARZUN

De la cual les iremos contando más a lo largo de nuestras próximas entregas del TRÍPTICO pendiente…

culx2

Todavía camino por callejuelas ahumadas por el eterno reencuentro. Clavo mis ojos en transparencias que un día fueron opacas.Envidio sus sombras. Sombras que no saben que lo son. Sombras que quizás encontraron lo que buscaban o que simplemente dejaron de serlo. Y entonces me deslizo, como lágrima de nube, y caigo, rozando cada pétalo, cada rama, cada grano de arena que amé en vida y me doy cuenta de que la vida pasa por cabalgar olas que lloran y rompen; olas que naufragan , olas que se revuelcan de tanta pasión , de tanto amor. Quizás somos almas de la noche; quizás somos sol inmortal o las dos cosas. Quizás somos flor de loto que renace en cada crepúsculo; eterno retorno. Y entonces es ahora cuando bebo inocencia olvidada y recreo el paraíso que jamás encontré en brazos de la agonía. Porque no sé quien fui. ¿ Acaso importa?. ¿Acaso importa haber besado tierras que no entendí? Ahora sé que esas brisas fueron mías, y que esos silencios serán eternos, y que la belleza de esos días permanecerá intacta. Ahora entiendo esa soledad incomprendida, esa soledad a la que amé y que me abrazó sin dejarme sola, ahora la comprendo. Sin ella, yo simplemente no hubiera sido; no hubiera sido palabra ni silencio; ni brisa ni viento. No hubiera callado tormentas de arena, ni hubiera sido risa ni lamento.
Cierro los ojos y la mar vuelve a ser ella: moribunda, paralizada, ausente. Entiendo porque quiso dejar de serlo, porque no fue suficiente. Porque sus noches quisieron ser días. Pero esa fue su esencia, la que trajo lágrimas de alegría, la que amó pieles desnudas. Porque su luna fue la que me agarró hasta hundirme y ser ella. Porque ella soy yo y yo soy ella. Porque sus aguas bailaron mis risas y su oscuridad hizo que yo fuera belleza. Belleza infinita. Belleza oculta.
Pasan los días y el viento me habla de nostalgia; me susurra recuerdos de la infancia, recuerdos que ahora florecen en eternos inviernos y es ahí cuando siento que la vida es apasionante, es llanto, es eterna. Que la lluvia moja almas derrumbadas para recordarlas que son hermosas y que el sol les habla de palabras que olvidaron. Y entonces renacen y son ellas, sólo ellas. Son almas que un día vagabundearon por tierras incomprendidas y que lloraron amores que no pudieron ser eternos.

CONTINUARA….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido