ALCANZAME LAS GAFAS…José María Baldoví reinventa a Fernando Pessoa

José María Baldoví reinventa a Fernando Pessoa
A 82 años de su muerte, el poeta y ocultista portugués Fernando Pessoa abandona su tumba lisboeta para revelar los secretos de su alma y ventilar su inquietante drama literario. Así es Alcánzame las gafas, la novela del bogotano José María Baldoví, una de las novedades más aplaudidas en la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá y que el prestigioso poeta y novelista José Luis Díaz-Granados cataloga de “fascinante reinvención del escritor lusitano”.

Por José Luis Díaz-Granados
El autor de la novela Alcánzame las gafas, José María Baldoví, es un escritor y periodista bogotano nacido en 1967, y quien de manera singular tuvo el golpe de gracia y el privilegio de vivir en Lisboa durante años de su infancia, cuando su padre el escritor Alberto BaldovíHerrera, de noble recordación, se desempeñaba como diplomático en la patria de Camoens.
Alcánzame las gafas es una ficción fascinante a todas luces sobre el poeta lusitano Fernando Pessoa, ese extraordinario hacedor de belleza, quien a su vez, se reinventa a sí mismo en la narración de Baldoví, se funde, se confunde y se revela de nuevo ante el atónito lector que navega asombrado entre los oleajes de una rica verbalidad.
El vasto conocimiento del narrador acerca de la multibiografía del poeta portugués me hace pensar que el autor bogotano ha logrado inventar un heterónimo de sí mismo llamado Fernando Pessoa. En la novela revive el personaje con algunos de sus heterónimos, especialmente con Álvaro de Campos -a quien su novia (de Pessoa) Ophelia Queirozdetestaba en la vida real ¿Real?-, y con su amigo Mario de Sá-Carneiro.
Logra Baldoví con sinigual fortuna un diálogo de Pessoa consigo mismo, que bien pudiera ser un diálogo del autor con su personaje real y ficticio. Se entremezclan episodios, diálogos, cartas y poemas auténticos y de la invención del autor, en un audaz relato experimental, monólogo lírico, a veces polifónico, psicológico, metafísico, obsesivo por el acto creativo, por extrañas adicciones, por el amor a Grecia y a la patria (o mejor, a la matria) del bardo lisboeta.
Porque la vida de Pessoa, y la de sus habitantes, sus heterónimos, su “Opheliavespertina, la Ophelia de mis ridículas cartas de amor”, y hasta su ortónimo Fernando Pessoa (o Ferdinad Personne, como lo inventó su novia) giró “adorada Ophelia, en torno de mi obra literaria, buena o mala, que sea, o podría ser”…
Pero ¿qué buscaba realmente Pessoa en su obra literaria? Pues ¿qué otra cosa podría ser sino la Belleza? “En ninguna otra parte -dice Pessoa-Baldoví-: he visto a la Belleza tan despojada de afeites inútiles y tan aterradora como en las modorras lisérgicas de Álvaro de Campos”. Y agrega: “Una vez quise comprar un atardecer en la Feira da Ladra, pero se habían acabado. No quedaban más que mediodías, pero nunca me levanto antes de las doce”.
En verdad, el laberinto literario que José María Baldoví recibió como un golpe de dados, es un verdadero encuentro consigo mismo, es un milagro, o quizás un sueño, y lo ha convertido en algo que se debe leer como quien escucha un fado de Amalia Rodrígues.
Después de leer Alcánzame las gafas, esta fascinante, fosforescente y reveladora reinvención de Fernando Pessoa —el hombre, el poeta, el genial hacedor de otros hombres y poetas—, se nos remite, gracias a la pluma de José María Baldoví, a una típica paradoja borgiana, que consiste en que el poeta lusitano resulta ser allí el más real de los personajes literarios, en tanto que nosotros los lectores quedamos convertidos para siempre en personajes ficticios.

 

Alcánzame las gafas
Novela

José María Baldoví (Colombia)
Grupo Editorial Ibáñez

A 82 años de su muerte, el magnífico poeta y ocultista portugués Fernando Pessoa abandona su tumba lisboeta para estirar las piernas y aflojar la lengua. Está harto de pasar la eternidad en la tumba. En esas se cruza con un peculiar investigador silente que se ha dado a la tarea de buscar verdades y secretos en los papeles más recónditos del escritor más esquivo y fantasmagórico de las letras universales. Entonces empieza la navegación por el alma, el lenguaje y los delirios de un Pessoa tan fantástico como acosado por el drama de la creación literaria. El ritmo musicalde la prosa, la indagación por la identidad múltiple del protagonista, el recorrido surrealista por una Lisboa detenida en el tiempo y el retorno a la nada, son algunas de las características más subyugantes de la novela de José María Baldoví.

COMENTARIOS:
A juicio del especialista en literatura medieval española y profesor de Literatura de la Universidad Javeriana Luis Carlos Henao de Brigard, Alcánzame las gafas es “la demostración contundente de que el auténtico narrador, al relatar, no hace otra cosa que poner fielmente por escrito lo escuchado y visto. Pessoa quiso obedecer al conjuro de José María Baldoví, y se confesó con el escritor porque vio que su interés no era otro que el afecto sincero. Y al confesarse, le advierte que quizá no le van a creer, pues la historia oficial es otra”.
Agrega Henao de Brigard que “el poeta portugués, como Virgilio con Dante, conduce al escritor por su mundo lisboeta y anímico. En ese recorrido, además de acercarlo a algunos de sus nostálgicos heterónimos, y de contarle por qué escribe, le abre su corazón para revelar por fin su cuita de amor y el deseo verdadero de encontrar a Ophelia más allá de la muerte para poder, por fin, descansar.Novela rotunda, absorbente. Una joya”.
Por su parte, el poeta, narrador y crítico José Luis Díaz-Granados, afirma que “desde el comienzo de la novela de Baldoví se nota el talento y el buen gusto. Realmente es un placer estético leer Alcánzame las gafas. La obra de Baldoví es fascinante”.
A su turno, el poeta y editor Fernando Denis sostiene que “como en el libro de TabucchiSueños de Sueños, o El año de la muerte de Ricardo Reis de José Saramago, este libro de José María Baldoví busca desentrañar las claves y misterios de uno de los escritores más introvertidos y polifacéticos de todos los tiempos. Baldoví emprende un cadencioso viaje cargado de sorpresas, de introversión, de mascaradas, en un juego casi metafísico, por acercarse al maravilloso mundo de Fernando Pessoa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido