Dos POSICIONES antagónicas: RIQUEZA & MISERIA…

Los TIEMPOS actuales tienen inicios de ETAPAS que HOY desde la BARRERA APORTAN aunque las VISIONES sean MARCADAMENTE OPUESTAS….

Es donde el SALÓN del CAFÉ LITERARIO abre sus puertas a todos aquellos que SUMAN a tomar CONCIENCIA de las INSTANCIAS que nos toca COMPARTIR, y nuestra EX-DIPLOMÁTICA & ESCRITORA la Dra CLARA INÉS CHAVES R (*)  es una de esos  referentes a CONSIDERAR para  CONTRASTAR el “ Como estamos..?”…

DURA,FILOSA,PRAGMÁTICA, pero con un ALTO sentido de PERTENENCIA, a su querida tierra CAFETERA… es por ello que hete AQUÍ su propuesta sobre…

“Dos posiciones antagónicas: riqueza y miseria

En la noticia del diario EL TIEMPO  titulada ¨BIDEN defiende ante el Congreso que EEUU ‘vuelve en marcha’ de fecha 28 de abril, me llamó mucho la atención lo que significa el desarrollo para una potencia y la visión del Presidente, en contraposición a la miopía del presidente DUQUE quien no tiene el enfoque de riqueza ni de equidad.

Con ocasión del desastre que ha dejado la pandemia en el mundo entero y por ende sus repercusiones sociales, económicas, de salubridad y culturales que han permeado la democracia y los Estados, se nota la diferencia de lo que entienden las grandes potencias por reactivación económica y la visión de los países de economías en desarrollo y en particular de gobiernos populistas.

Mientras que para BIDEN  la reactivación económica se basa en lograr la cohesión social, acabar con la polarización, evitar el empobrecimiento de la clase media, en fortalecer y airear la educación así como lograr la inmunidad de rebaño que lo hizo; para el Presidente DUQUE su reactivación se basaba en una reforma tributaria que acabaria con la clase media, no posee políticas públicas que tienda a reducir la pobreza y menos acercar a los colombianos a través de la cohesión social y la equidad.

Los cien días del gobierno BIDEN   se ha caracterizado por una brillante ejecución frente a temas de vital importancia como son: la pandemia, la recuperación económica, el plan de infraestructura, la educación y los migrantes.

El gobierno DUQUE va a terminar su mandato y no ha anotado un gol, más bien, se ha hecho autogoles en distintos temas como: política exterior, manejo de la pandemia, corrupción y su máximas: las  FALLIDAS reformas tributaria y de salud.

Me permito transcribir las palabras del presidente BIDEN que son un ejemplo para el país, no solo para el gobierno, sino para los colombianos en general. Estas son: Después de solo 100 días puedo informarle al país: Estados Unidos vuelve a estar en marcha. Convirtiendo peligros en posibilidades. Crisis en oportunidades. Contratiempos en fortalezas”.

 

 

El gobierno DUQUE cree que con darle 50 o 100 mil pesos mensuales a una familia está acabando con la pobreza, es una visión miope, pues ese dinero no alcanza ni para comprar los huevos del ex-ministro Carrasquilla. No es haciendo mendigos a los ciudadanos de escasos recursos, es creando empleos, es generando seguridad y justicia como lo está haciendo su homólogo demócrata en los Estados Unidos.Uno de los temas centrales del discurso se concentró en su evaluación de la lucha contra el coronavirus y la recuperación económica, destacando su plan de rescate con el que logró la ayuda directa a millones de familias a través de cheques federales que promedian los 4.000 dólares (unos 15 millones de pesos) y que ya es considerado el primer triunfo de su administración.

De paso, el mandatario presentó la vacunación contra el covid   como uno de los “grandes éxitos logísticos” de la historia de Estados Unidos.  

Mientras enen el pais del NORTE han aplicado más de 231 millones de dosis de vacunas inmunizando completamente al país, en Colombia no hay vacunas, tampoco dinero y su logística es vergonzosa.


Mientras el presidente estadounidense basó su reforma en materia fiscal en el “plan
para las familias estadounidenses”, que contiene una inversión histórica en educación y en la infancia, por un monto cercano a los 2 billones (millones de millones) de dólares, DUQUE en  su reforma tributaria en acabar con la clase media, en ponerle IVA del 19% al agua, a los servicios funerarios, a las divisas, a la canasta familiar y a la gasolina entre otros, lo cual es encarecer la vida de todos los colombianos: los ricos, los de clase media y los pobres. Me pregunto ¿Qué tenía  eso de social?.

 

Por su parte BIDEN  recorto 800.000 millones de impuestos para la clase media, prevé un billón de dólares en inversiones y canceló los recortes de impuestos que Trump le había concedido a los más ricos; DUQUE desaparece la clase media y las inversiones que hace son para el sector financiero y un clan especifico que detenta la casi totalidad de la riqueza del país.


Para BIDEN  su propósito lo describió como un “proyecto para construir Estados Unidos” teniendo en cuenta los intereses de la clase obrera, que generará “millones de empleos y billones de dólares de crecimiento económico durante años”. ¿Cuál será el significado y el interés de la clase obrera para DUQUE ?

 

Lo que el gobierno DUQUE  debería aprender es un poco de pertenencia hacia su país, hacia sus connacionales y de su historia. BIDEN  da una lección importante cuando dice: Wall Street no construyó este país. La clase media construyó este país. Y los sindicatos construyeron la clase media.

 

Pero si de infraestructura se habla, el plan Biden tiene previstas unas inversiones de más de 2,3 billones de dólares en carreteras, puentes, aeropuertos y en fondos para hacer la transición hacia fuentes de energía renovable. ¿Es que se conoce algo similar, guardadas proporciones, en el gobierno DUQUE ? Existen departamentos que no cuentan con carreteras, agua potable y energía, territorios en violencia que no tienen ni un puesto de salud, y todavía tienen el descaro de llamar social a una reforma tributaria que no tiene nada de tal, sino de cinismo; y para completar los famosos apoyos económicos que ofrece Duque para los más vulnerables se basan en los datos del SISBEM que todos sabemos que está lleno de colados y en cuyas bases de datos ni están todos los que son, ni son todos los que están.


Para Biden. “El plan de empleo estadounidense creará millones de empleos ligados por el principio de comprar productos hechos en EE. UU.”, y para Duque es importar más, en lugar de fortalecer las pequeñas y medianas industrias, en implementar los acuerdos de paz para robustecer y desarrollar el campo, en invertir en seguridad en los territorios y crear inversión social y extranjera.

 

Y si de migración se habla, no hay punto de comparación. Duque se rasga las vestiduras en el contexto internacional por la migración venezolana y los resultados han sido pobres, tan pobres como su política exterior y su gestión en general. Nada bueno ni para los colombianos ni para los migrantes venezolanos a quienes el gobierno no controla.

En fin, si seguimos marcando la diferencia y alargando la lista, nunca terminaríamos.

Cuando será que aprendemos a pensar en grande, a entender que es con equidad, paz, educación e infraestructura que desarrollaremos el país. En lugar de quejarnos deberíamos hacer lo que BIDEN ha hecho: Convirtiendo peligros en posibilidades. Crisis en oportunidades. Contratiempos en fortaleza.

(*) Exdiplomática y escritora¨

Asi es ELLA dice  aquello que quiere decir, siempre con el MÁXIMO de RESPETO…con la CONVICCIÓN del saber que QUIERE… AH y esperando que el MOMENTO no le CUESTE  muchos CAMBIOS en su GABINETE; al FIN y al CABO los FUSIBLES…más como OLVIDARNOS de los primeros CIEN DIAS del PRESIDENTE IVAN DUQUE MARQUEZ…

Si te gustó esta  EXPERIENCIA ARTÍCULO, y quieres AYUDARNOS haz tu DONACIÓN:AQUI
 
Y no se olvide de seguirnos en el…
 

CONTINUARÁ…

CON JABÓN…! NO COMO PILATOS PORFIS…

 

 

 

 


Lmanzana envenenada del gobierno Duque

Por: Clara Inés Chaves R (*)

debilidad de la democracia que es la nueva realidad mundial, hace perder confianza en la institucionalidad democrática, pero lo peor es que la propia institucionalidad se encarga de deslegitimarla y de fragilizar aún más el Estado, y en este sentido tenemos el ejemplo perfecto que es la actual propuesta de reforma tributaria.

El empoderamiento de la opinión pública apto para participar, cimentar y ratificar un debate político frente  a la reforma tributaria no es tenido en cuenta por el gobierno Duque, lo cual debilita la creación del tejido mediático y acaba con la armonía social.

Para nadie es un secreto que la famosa reforma tributaria pretende acabar con la clase media quien es la que sostiene un Estado en el mundo entero y en particular en Colombia, además de que viola todos los principios de un Estado Social de Derecho.

Llamar social y solidaria una reforma tributaria en la que pretenden cobrar el 19% a los servicios públicos como el agua, la energía y el gas, cuando el brindar estos servicios son parte de las obligaciones del Estado, y por tales no ameritan un cobro tan escandaloso que por cierto son de mala calidad e inexistentes en muchas regiones del país.

Querer gravar con el 19% los servicios de internet, es matar la posibilidad de que muchos de los jóvenes que estudian en la virtualidad no puedan continuar haciéndolo, pues los costos son exuberantes y es además, un apoyo al monopolio de algunas empresas del sector, que por cierto, es una práctica ilegal.

Ponerle IVA del 19% a los servicios funerarios, postales y de mensajería así como a la compra y venta de divisas es estrangular a las empresas, a los colombianos y en particular a la clase menos favorecida que no tendrán ya la oportunidad de enterrar a sus muertos.

Parece que es un chiste o una fábula para niños cuando hablamos del servicio de correo en Colombia, pues este no funciona, es más atrasado y más costoso que los que se prestan en el África por ejemplo.

Estas relaciones fiscales y económicas  entre el Estado y sus gobernados fomentan la violencia, la miseria y destruye cualquier posibilidad de vínculo estructural que permita una cohesión social y en particular la solidez de las instituciones mediadas por la participación fluida de la opinión pública en doble vía.

Es una reforma cínica que aumenta la inequidad social, insulta la inteligencia del ser humano y que  confirma que los intereses de este gobierno tienden a favorecer a unos pocos, pues uno se pregunta, ¿por qué graban el agua y no las gaseosas o las bebidas azucaradas?

Pero como si fuera poco, la reforma afecta las pensiones de los colombianos que por cierto no sube mucho anualmente. En resumen, tenemos un gobierno que pretende acabar con el Estado y con la nación colombiana convirtiéndola en miserables.

Las acciones del gobierno Duque no guardan una relación equitativa entre el fortalecimiento de la institucionalidad y la respuesta que le debe dar a sus connacionales para que tengan una mejor calidad de vida y puedan responder a las necesidades de todo un conglomerado social.

Veamos otro tema: la aspersión aérea con glifosato, es otra monstruosidad tan absurda como la reforma tributaria. El propio ministro de salud en declaraciones dadas en tiempos pasados aseveró que no se podía utilizar el glifosato porque produce cáncer y graves daños a los ecosistemas, pero a pesar de ello se va hacer. ¿Dónde está el interés nacional? ¿ En qué queda el compromiso del Estado para ayudar a combatir el calentamiento climático, y conservar los ecosistemas?.

Esa doble moral de los funcionarios del Estado, destruyen aún más la ya fragilizada democracia que existe en el mundo y en particular en nuestro país.

El mensaje que nos deja este gobierno, es que no importa acabar con el Estado, con su democracia y con su nación, si se debe responder a los intereses de unos pocos que son quienes realmente gobiernan; es decir, el poder detrás del poder. Se les olvida que el poder es solo una herramienta de la política como arte de gobernar que se pone en servicio del bien común de un conglomerado social, y no para usarse y apropiarse de él en contra de los principios de lo que significa un Estado Social de Derecho como lo es Colombia.

Si seguimos así, ni siquiera los colombianos vamos a tener dinero para enterrar la democracia porque el costo del mismo, será imposible de pagarlo. ¿Será que los que la mataron podrán pagarla? Esperamos que los congresistas por una vez en la vida no se dejen comprar con la mermelada del gobierno que al parecer anda rifando a cambio de la aprobación de la famosa reforma tributaria. De ser así, se estarían comiendo la manzana envenenada.

(*) Exdiplomática y escritora

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido