Hay que buscar la inspiración para construir el bien.

Hete aquí que NUEVAMENTE; a pedido de nuestros LECTORES; nuestro  ESCRITOR & HAPPY UP  Dn CARLOS BERNAL QUINTERO nos aporta  en llave con su co-equiper GUNTER PAULI está nueva escuela como SALIDA a un mundo MEJOR en el que debemos ser parte activa de su CONSTRUCCIÓN como verdaderos OBREROS- ALUMNOS de ella …siéntese en nuestras mesas del CAFE LITERARIO, pídase aquello que le guste; total la casa INVITA; y disfrute del…

“Hay que buscar la inspiración para construir el bien.

En los momentos de crisis el hombre necesita de la inspiración para encontrar salidas a sus dificultades.
La inspiración surge cuando nos relacionamos con las cosas buenas y los hechos positivos que nos alejan del negativismo.
En nuestro país y nuestra sociedad, estamos viviendo momentos de dificultades a los que los medios de comunicación le están dedicando demasiado tiempo y los están engrandeciendo provocando en nosotros una mentalidad de pesimismo que no nos hace bien.
Este caso que hoy comparto con el artículo adjunto, puede ayudarnos a inspirarnos, viendo como una comunidad que se contagia de lo bueno, puede construir iniciativas que le cambian el rumbo a las corrientes que nos llevan al abismo y potencian toda nuestra energía para el bien de todos.
Este caso de la Escuela Azul de Croacia, “La Escuela Vladimir Nazor”, inaugurada hace 3 semanas por Gunter Pauli, es una historia inspiradora de perseverancia, esperanza y del poder de la juventud para transformar vidas e impulsar cambios de base, realizada con la inspiración en la vida de Nicola Tesla, que nació en Smiljan (Croacia).
Les comparto el articulo escrito por mi amigo Gunter Pauli, autor de la Economía Azul con quien yo trabajo hace 35 años en la búsqueda de construir un mundo mejor.
Estoy seguro que en medio de tanta turbulencia, una nota inspiradora como esta, no le hará daño a ninguno, pero sí le ayudará a considerar que en su vida, en su familia, en nuestro país, en nuestra sociedad esta todo por hacer. La vida es bella no permita que nadie te lleve a consideradla de otra manera.

 

La Escuela Vladimir Nazor
Una historia inspiradora de perseverancia, esperanza y
el poder de la juventud para transformar vidas e impulsar cambios de base.

                          GUNTER PAULI 
Con el apoyo de Ina Matijevic, Ivana Ražov y Martin Pavičić 21 de junio de 2021 (solsticio de verano)

 

Tras las devastadoras guerras balcánicas de 1991 que comenzaron en Croacia y luego se extendieron a Bosnia y Herzegovina un año después, en el norte de Dalmacia Škabrnja, un pueblo de menos de 2.000 habitantes ubicado en el condado de Zadar en el sur de Croacia en el mediterráneo, quedó con una historia de destrucción total y absoluta. que pasa a la historia como uno de los lugares más oscuros del conflicto de cinco años.
El núcleo de la destrucción de la aldea fue la escuela Vladimir Nazor, donde trágicamente, después de la guerra, se descubrió un cementerio masivo en el jardín de la misma escuela, junto con un mensaje pintado en sus paredes que decía: «Bienvenido a la aldea de la muerte».
Estos dramas dejaron un trauma emocional no solo en la ciudad sino también en la psique colectiva de la nación. El trauma fue tal que la mayoría de los supervivientes abandonaron sus hogares en la aldea. La aldea empobrecida y desolada se aferró con todas las marcas de una zona de guerra visibles para cualquier visitante. Estos recuerdos de guerra combinados con un alto nivel de desempleo y minas terrestres esparcidas que tardaron décadas en limpiarse, eran el escenario para un futuro sombrío, hasta que algunos ciudadanos croatas decidieron un futuro diferente.
Con motivo de la publicación de la traducción al croata de “La economía azul: un informe para el Club de Roma”, Gunter Pauli se enteró de las agresiones de los cristianos ortodoxos contra los católicos y viceversa. Estaba claro que una disputa de casi un milenio entre dos creencias cristianas requería un nuevo comienzo basado en un enfoque novedoso de la educación. En lugar de recordar repetidamente a todos, los dramas y las victorias del pasado, un grupo se reunió primero en Ginebra y luego en Zagreb, la capital de Croacia y se preguntaron qué se necesitaría para imaginar e implementar una transformación de la sociedad hacia una que abrace la paz.

Después de consultar con Ina Matijevic, una ingeniera en tecnología de alimentos, que se especializa en diseño sistémico y que ha dedicado apasionadamente su carrera a desencadenar la transformación de la sociedad humana a través de la sabiduría de los sistemas naturales y que coordinó la publicación del libro Blue Economy, creo una red de ciudadanos croatas comprometido a proporcionar un futuro más brillante y más allá de la ira y el miedo.
Todos encontraron inspiración en la vida de Nicola Tesla, que nació en Smiljan (Croacia), en 1856, como hijo de un sacerdote ortodoxo serbio que dirigía la capilla local en una región dominada por iglesias católicas. Nicola creció en un área con densos bosques en un lado de las llanuras y minas de cobre a cielo abierto en el otro lado del valle. El cobre y la madera marcarían la vida de este genio.
El equipo tardó años en familiarizarse con la historia de la región, la apatía de la administración e incluso la comunidad internacional para participar en un enfoque fundamentalmente novedoso que tiene como objetivo traer la paz a la región. Si bien todos tenían las mejores intenciones, nadie parecía ser capaz de conseguir ese objetivo.
Todo esto cambió el 9 de marzo de 2017, cuando Ina Matijevic, decidió acercarse al director de la escuela de Skabrnja, el Sr. Marin Pavicič, quien había escapado personalmente de la masacre cuando era niño. Ina decidió discutir nuestra visión para el inicio de un largo proceso que incluía sanar el pasado y crear un futuro para las próximas generaciones comenzando con la escuela local.
Durante la primera reunión, el director recién elegido compartió sus ideas y su pasión para hacer algo extraordinario por la escuela y los estudiantes. Sin embargo, al carecer de fondos y aferrarse a una clase política que veía más beneficios en mantener el estatus de víctima, se avanzó un poco. El equipo buscó ayuda del exterior compartiendo una visión fuertemente apoyada por padres y estudiantes.
Cuando Gunter Pauli leyó ese enfoque ejemplar hacia el futuro basado en la ambición de diseñar y construir la escuela más ecológica de Europa, animó a los estudiantes a presentar su concepto al Premio de Sostenibilidad Zayed, el premio mundial pionero de los Emiratos Árabes Unidos que reconoce la sostenibilidad y la asistencia humanitaria para dar soluciones en todo el mundo.
La formulación de su visión y la exposición a una organización de financiamiento brindó claridad a la agenda y confianza para llevarla a cabo. Las ambiciones aumentaron y el equipo solicitó fondos adicionales de la Unión Europea y el condado de Zadar para implementar su visión más allá de los presupuestos disponibles, de un premio que aún estaba por ganar.
Si bien las consultas y los preparativos necesitaron cinco años para cristalizar, la aplicación al premio, marcó el comienzo de un viaje transformador y emocionante que se inició con la determinación de los estudiantes de abrazar la tradición de 2.000 añosde la región. Estos adolescentes de 13 a 15 años fundaron «Olive», una cooperativa de huertos de olivos orgánicos dirigida por estudiantes. Esta zona es reconocida por el cultivo de las mejores aceitunas desde el Imperio Romano y estaba comprometida con el fortalecimiento de esta actividad agrícola, cultural y empresarial. Los estudiantes asi se convertirían en emprendedores.
Menos de un año después, el 15 de enero de 2018, la Escuela Vladimir Nazor fue declarada Premio de Sostenibilidad Zayed 2018 creado para las escuelas europeas, lo que curiosamente coincidió con el Día Internacional de reconocimiento a Croacia como país soberano en 1992.
El premio, que reconoce a los jóvenes por sus proyectos dirigidos por los mismos estudiantes con énfasis en la innovación, la inspiración y el impacto, permitió a los estudiantes realizar el sueño de transformar su escuela y su comunidad con el reto de instalar PV-T (sistema fotovoltaico y solar térmico) para proporcionar electricidad y calefacción de agua tanto para la escuela como para la comunidad circundante, aprovechando el clima soleado de esta zona a lo largo del mar Adriático. La escuela se comprometió a suministrar todo el exceso de energía a la comunidad, especialmente durante los fines de semana y durante las vacaciones.
Al principio, el principal objetivo técnico era que los sistemas solares generaran 13.000kWh de electricidad cada año además de 60.000kWh de calor. Los estudiantes también deseaban reducir su consumo de energía reemplazando todas las bombillas convencionales por LED. Los estudiantes de la escuela intermedia recibirían 110 mochilas solares que los liberarían de cargar baterías para alimentar sus teléfonos y computadoras cuando estuvieran en un viaje de campo o caminando de regreso a casa después de las clases.
Un coche eléctrico sirve al cocinero de la escuela que prepara comida fresca todos los días y apoya a la cooperativa de estudiantes «Olive» que vende el aceite de oliva. Todos los estudiantes ademas se comprometieron a estudiar cómo tratar los desechos de la escuela.
Leonarda Škara, una de las estudiantes comentó: “Ganar este premio es el comienzo de un nuevo viaje en mi vida, comenzando con nuestra pequeña escuela. El mundo de la sostenibilidad es nuestro futuro y los acontecimientos significaron abrir los ojos y ampliar los horizontes. También nos dio la disciplina para cumplir y cumplir nuestras promesas. Nuestro equipo participó en algo tan grande que no podíamos imaginar. Se convirtió en un verdadero cambio de juego «. Leonarda espera que su cambio de destino represente un estímulo para que otros intenten, luchen y se desafíen a sí mismos porque, como los estudiantes de Skabrnja experimentaron de primera mano, ¡Que sí pueden suceder muchas cosas geniales si uno decide hacerlo!
La escuela utilizó el premio de $ 100,000 euros para transformar sus terrenos e instalaciones, que ahora han sido completamente renovadas. El impacto ha sido asombroso. Los fondos originales se complementaron con dinero adicional de la UE,donde los funcionarios quedaron encantados con este enfoque decidido y positivo en un contexto dramático. Tanto con los Emiratos como con la Comisión de la UE comprometidos, los políticos locales se unieron a través de la secretaría de educación del condado de Zadar. Los estudiantes recaudaron 750.000 euros una cantidad que en un principio se consideró inalcanzable.
Esto financió una renovación completa de la escuela, incluida la eliminación urgente del asbesto del techo. Cuatro años después del día en que la institución se involucró en proyectos sostenibles en múltiples frentes, el 9 de marzo de 2021 la escuela conectó energía solar del techo a la red. Todo el pueblo quedó asombrado por el progreso, especialmente los estudiantes, lo que resultó en la formación de un proyecto totalmente integrado donde el sol está alimentando 30kW de energía solar, proporcionando electricidad a las luces LED, usando Internet LiFi aplicando la luz para transmitir datos.
La transición y la modernización posicionaron a Vladimir Nazor como la primera escuela en Croacia y una de las primeras en Europa en implementar el revolucionario LiFi para conectarse a Internet. También este es un símbolo para conectar a los estudiantes a través de la luz en una escuela que se encuentra a pocos kilómetros del lugar de nacimiento de Nicola Tesla. Este elemento adicional en esta cartera de innovaciones dio una esperanza renovada a la comunidad, hogar de una iglesia católica del siglo VIII, de que hay un futuro. Algunos locales incluso llegaron a llamar a esto una resurrección.
Los pasos proactivos de la escuela van más allá de las tecnologías ecológicas. Pusieron en práctica su visión del desarrollo sostenible impulsado por la base al involucrarse en un proyecto de agricultura sostenible más pequeño como el cultivo de aceitunas, prensado de aceite y ahora también cultivando hongos en los desechos aprovechando la capacitación proporcionada por Ivanka Milenkovic, la emprendedora de hongos de Serbia, y alimentar a los pollos con el sustrato después de la cosecha del hongo.
Estas iniciativas en curso llevan la participación de la comunidad y el impacto humano a la vanguardia de todas sus actividades. Esto reconstruye la comunidad, el tejido social y la resiliencia económica.
Al recordar su experiencia personal en el desierto de Arabia cuando visitó Abu Dhabi para asistir a la ceremonia de entrega de premios del Premio de Sostenibilidad Zayed en 2018, Ina soñó con alguien que le dijo que diera «algunos pasos más». Este sueño la hizo muy optimista sobre las posibilidades de transformar las condiciones iniciales y, hasta el día de hoy, sigue siendo una fuente de inspiración para que persevere en el proyecto de reconstrucción junto con todos los socios clave, comenzando con la escuela y luego expandiéndose a la región.
Ina Matijevic comentó: “Este proyecto fue guiado divinamente desde el principio. Si miras el mundo con tu corazón, verás surgir interconexiones asombrosas. Mi deseo es que Skabrnja hable al corazón de cada alumno y maestro, en Croacia y en cualquier región donde se sienta dolor. Si Skabrnja puede hacerlo, cualquiera puede hacerlo ”No es de extrañar que por demanda popular “El Principito” fuera pintado en la pared con algunas de sus famosas declaraciones.
Los desafíos en este camino hacia la transformación fueron muy amplios. La escuela (y el pasado trágico de la ciudad), junto con las dificultades socioeconómicas y el advenimiento más reciente de la pandemia de COVID-19 en Croacia, presentaron una serie de obstáculos que la escuela y sus partidarios tuvieron que superar. Las diversas transformaciones que la Escuela presenció en los últimos meses incluyeron la creación de una conexión para el aprendizaje conjunto de 800 escuelas remotas, que atienden a estudiantes de todo el país. El sitio de la fosa común recibió una piedra conmemorativa adecuada, con velas iluminando el área día y noche.
Gunter Pauli dijo: “Estos estudiantes, maestros y esta comunidad escribieron historia. Hace solo 5 años, la idea de que alguien viviera o visitara esta región era imposible. Ahora visitamos el monumento a los caídos y los tanques, pero vemos frente a nosotros una escuela con energía solar y el huerto de olivos orgánicos más grande del país que se convertirá en la granja de hongos más grande del país, donde se cultivan una tonelada de hongos por día. Este crecimiento económico es la verdadera transformación ”.
Así quedó claro para todos los participantes de la inauguración de la escuela: Que esto es solo el comienzo de una transformación más amplia. La escuela equipó una nueva cafetería para los estudiantes. El director es fuerte para encontrar fondos para invertir en un aula STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) moderna para estudiantes, un parque STEM empresarial con estaciones de carga para vehículos eléctricos.
La municipalidad local en Skabrnja decidió poner 200 hectáreas de tierra a disposición de una cooperativa de aldea, para construir una planta de energía solar cerca de esa aldea para hacer que toda la aldea sea autosuficiente en energía. Estas iniciativas motivaron a un empresario local a transformar los viejos campos de batalla en la granja orgánica más grande, con un parque eólico para alimentar a la comunidad.
¡Y esto es solo el comienzo!

te gustó esta  EXPERIENCIA ARTÍCULO, y quieres AYUDARNOS haz tu DONACIÓN:AQUI

 
Y no se olvide de seguirnos en el…
 

CONTINUARÁ…

CON JABÓN…! NO COMO PILATOS PORFIS…

2 thoughts on “Hay que buscar la inspiración para construir el bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido