Imagine Van Gogh: Vivir los sueños…

Nuestra Dra LILIANA VALIÑA nos propone temas para sus ESCRITOS,es ahí cuando tenemos la plena seguridad que algo diferente APARECE …

Mas SI salimos de nuestra ZONA de CONFORT…y nos dedicamos a VERDADERAS EXPERIENCIAS en la que las SENSACIONES y los CONOCIMIENTOS  se deleitan con estas… 

“Imagine Van Gogh: Vivir los sueños

Somos aquello que soñamos o somos aquello que vivimos. 0 tal vez ambas cosas

 

Siempre me fascinaron, y me intrigaron, aquellas personas que mediante su arte pueden trascender en el tiempo y en el espacio a través de colores, letras, sonidos, texturas o sensaciones. Artistas que con títulos o sin ellos moldean sus arranques, inspiraciones, locuras o, simplemente, se expresan. Son lo que sueñan y lo viven en su arte.

 

Claro que todos somos de alguna manera artistas que diseñamos nuestros proyectos de vida y los compartimos con otros. Cuando nos permitimos ser creativos, volar con nuestros sueños, ideas, anhelos individuales o colectivos, nos expresamos y damos forma y vida a la imaginación. Pero expresarnos, crear y acceder a obras y bienes culturales y artísticos es también un derecho que tenemos todas las personas.

 

Quienes venimos de países llamados en desarrolloconvivimos con obras en proceso que algunas veces se acercan un poco más a la meta, aunque con frecuencia nos movemos sin avanzar y a menudo nos distanciamos del objetivo colectivo.  Eso pasa mucho en Latinoamérica, la región más desigual del mundo, en donde lo colectivo no incluye a muchas personas, quienes aspiran a ser parte de los logros y no solamente de los esfuerzos. Corremos hacia un desarrollo que nunca es sostenible ni inclusivo, ni verdaderamente asociado a nuestros sueños y, sin embargo, seguimos remando contra la corriente y soñando activamente con vivir.

 

La creatividad del ser humano, sus ámbitos recursivos, la sencillez de lo simple que se hace intensamente bello para el alma, para el cuerpo, para el espíritu, no depende de donde nos encontremos si no de que tan libre seamos para aprender a ver lo cotidiano tanto como lo excepcional, lo expuesto con grandes títulos como lo posado sin pretensiones más que la expresión. No es necesario ser invitados, es simplemente estar dispuestos a descubrir y abrir los ojos y el espíritu, y navegar.

 

Pero, a veces, también tenemos esos micro mundos o burbujas en las que podemos soñar, admirar y hasta tocar el cielo con las manos y vibrar a través del arte más profundo y universal.  Y algunas grandes ciudades nos aportan esos beneficios como ciudadanos cósmicos transportándonos en el espacio, y por un tiempo somos parte del mundo más global y privilegiado que accede a cosas extraordinarias, que viajan a través de los siglos y siguen su proceso creativo con nosotros…

La semana pasada tuve el privilegio de asistir a la exposición Imagine Van Gogh, una propuesta diferente. Se trata de una exposición de arte inmersiva, en una suerte de catedral de imágenes, que nos sumerge y nos hace partícipes de la misma, en una comunión de éstas con la música que desafía nuestro poder sensitivo. Con base en el concepto de Imagen Totalconcebida por un fotógrafo y cineasta francés en 1977 en la Provenza, sur de Francia, la unión creativa de unos artistas franceses da lugar a esta serie de proyecciones originales y únicas de las obras de Van Gogh, que viaja por distintas ciudades y continentes, desde Paris, a Montreal o Quebec en Canadá, o a Seattle en Estados Unidos, para aterrizar recientemente en Buenos Aires, su hasta ahora una de las primeras  paradas en Sudamérica. Sus creadores plantean el empleo de técnicas avanzadas de multiproyección y audio inmersivo para añadir profundidad emocional a cada imagen.

 

Les puedo asegurar que todo el dramatismo de Van Gogh y de su vida atormentada y apasionada se fusiona maravillosamente con la música de Satie, Mozart o la melodía de la suite para violoncello de Bach. Los azules y pasteles provenzales, los ocres que tiñen sus girasoles, y los trazos de influencia japonesa nos van penetrando en las entrañas, profundizando la emoción con acordes que le hacen contrapunto. Son más de 200 obras en unos 700 metros, proyectadas a través de 3000 imágenes en lienzos gigantes desde las paredes hasta el suelo y a través de él.

 

Su pasión obsesiva nos invita a ver lo cotidiano de una manera más intensa, rompiendo nuestros velos y límites rutinarios, como lo que describe Van Gogh en una de las misivas a su hermano y principal mecenas contándole lo que pretendía plasmar en su famosa Noche estrellada: Me parece que la noche tiene aún más colores que el día, teñidos de violetas, azules y verdes más intensos. Si miras con atención, verás que algunas estrellas son de color limón, otras tienen un brillo rosa, verde, nomeolvides, no azul. Percibimos lo cotidiano con los ojos de la emoción del artista que sufre, sueña, vive y nos invita a ser parte de su proceso.

 

En Buenos Aires ha venido extendiéndose el período de esta exposición debido al enorme interés que ha suscitado. Parece que se han vendido más entradas que en cada una de las 50 ciudades de los otros continentes que forman su itinerario. La avidez de sueños de estos latinoamericanos en desarrolloqueda expuesta. Van Gogh, en su obcecación por pintar la esencia del ser humano y la naturaleza interactuó con las clases populares y vivió al límite de las convenciones sociales de la época. La exhibición agrega fragmentos de sus obras y las expone al punto de poder bucear en sus pinceladas y quedarnos con una mirada profunda, de unos ojos azules, un sol ardiente o las estrellas que titilan en los colores del crepúsculo.

 

A pesar de la perspectiva de Van Gogh, debemos reconocer que muchos soñadores no podrán pagar su entrada y tal vez sólo la vivan a través de las redes sociales de quienes hemos accedido a este privilegio. Cúanta gente con ganas de ser lo que soñamos y vivimos podrá acceder a estas experiencias, y cuántos Van Gogh nos quedan por descubrir en nuestro entorno? Sueños en desarrollode un mundo que no se atreve a vivir sus sueños. Nos quedan nuestros maravillosos, célebres y anónimos Van Gogh latinos que no siempre nos permitimos ver y apreciar correctamente. O somos lo que soñamos y somos lo que vivimos, o vivimos lo que sueñan otros y abundamos los nuestros.”

Si te gustó esta  EXPERIENCIA ARTÍCULO, y quieres AYUDARNOS haz tu DONACIÓN:AQUI
 
Y no se olvide de seguirnos en el…
 
CONTINUARÁ

CON JABÓN…! NO COMO PILATOS PORFI 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido