LA FUERZA DE LA COSTUMBRE

costumbre

by RA 10    (Enero 2013)

 

Durante muchos años había tenido una gran responsabilidad, el trabajo lo era todo, y su presencia en el banco, imprescindible.

En pocos meses su vida había dado un brusco giro, y ahora el único banco que frecuentaba era el del parque  situado frente a su nuevo hogar.

Siempre había sido un malabarista de números, sabía manejarlos delicadamente para que encajaran. A menudo, incluso los buenos amigos recurrían a su privilegiada cabeza para pedir consejos gratuitos pero acertados sobre inversiones. Y ahora las únicas cifras que maneja son las de su despertador, que duerme junto a Él sobre la acera. No consigue dormir si no ha puesto en hora ese pequeño aparato que le avisa de que un nuevo día empieza.

¿Será la fuerza de la costumbre… o simplemente una manera de seguir conectado al mundo real, a esa otra vida que se torció?

Tal vez, las diez y veinte sea una buena hora para empezar una nueva e irreal vida.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido