Un Color Favorito.

Un Color Favorito.

Por: Daniel Chavarri Cafferata

 

El café está listo y ya acomodado en el sofá, llega el momento de empezar a escribir… debo decir que se siente bien tener esa responsabilidad. Lo mejor de todo es empezar de ese «cero» al que la mayoría tiene miedo, algunos lo evitan, otros hasta lo niegan…pero  a mi parecer no hay nada mejor que una hoja en blanco esperando a ser el espejo del consciente-inconsciente donde las posibilidades son infinitas, y dentro de ese infinito, el blanco sigue siendo una posibilidad…

 

Empezar de cero no está mal, y mucho menos quedarse flotando en la nada, es más… es muy placentero, como cuando nuestra taza de café se queda vacía y nos coquetea para volverla a llenar…

 

Cada día es una hoja en blanco, algunas hojas llegan marcadas por la rutina y es ahí cuando aparecen nuestros infaltables  «peros»: las cuentas, los niños, el trabajo (exceso o escasez), quién me quiere, quién no me quiere, nada es suficiente, la ropa no me queda,  DETENTE!!!!… esa es nuestra hoja en blanco…  unas cuantas rayas o un margen no son sinónimo de límites… sino un nuevo concepto a desarrollar y una nueva oportunidad para crearte, y este es el mensaje que contiene este pequeño espacio: vive cada momento como una hoja en blanco que solo TÚ puedes llenar, y si decides dejarla en blanco está bien, ese vacío, calmadito, nos da cierta tranquilidad…y quién sabe.. a lo mejor después de un tiempo el blanco se puede convertir en nuestro color favorito… las posibilidades siguen siendo infinitas no?… mientras… un café…

 

Si has llegado hasta este punto te darás cuenta que es imposible dar marcha atrás, no puedes, de verdad es imposible! ahora sabes que eres el único responsable de tu vida (por si nadie te lo había dicho), y quieras o no, la hoja en blanco está puesta y el café listo. Solo tú puedes decidir cómo escribir la historia, TU HISTORIA, tu versión, tu vida, tu mundo, tu felicidad, y darte cuenta de lo importante que eres; y no es una frase de cajón, de esas que se usan para alimentar al ego, sólo te estoy dando la importancia que tu crees que perdiste, cuando las quejas y los dolores empezaron a ser los protagonistas estelares, cuando alguien te dijo que la felicidad plena es una fantasía, cuando te cegaron con una linterna «enseñándote» que no puedes decidir, este es el momento de recordar que nuestra pequeña luz es más poderosa que mil soles de hostilidad, y si no me crees, entonces siéntate a tomarte un cafecito y a estar contigo mismo en silencio por 5 minutos… hazte ese regalo, elige un color favorito y regálatelo por 5 minutos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido